EL TRAGALDABAS

          Esto era una abuelita que vivía sola con sus tres nietas. A la mayor la tr3mandó a lavar; a la de en medio la mandó a fregar, ya la más chica la mandó a por agua. y para que volvieran pronto, les dijo: En cuantito volváis, os dejo que bajéis a la bodega a comer pan y miel. 

          Pues volvió primero la más chica y dice: Abuela, que ya estoy aquí.

          Bueno, pues baja a la bodega a comer pan y miel.

          Pero al entrar en la bodega, estaba allí el tragaldabas, que cantó así: Pequeña, por pequeña, no vengas atr4cá, que soy el tragaldabas y te voy a tragar.

          Pero la niña no hizo caso y entró en la bodega. Al momento el tragaldabas hace ¡aum!, y se la tragó viva.

          Volvió la de fregar y dice: Abuela, que ya estoy aquí.

          Está bien, hija, ya puedes bajar a la bodega a comer pan y miel, que si no tu hermana se lo come todo. Entró la de en medio en la bodega y otra vez cantó el tragaldabas: Mediana, por mediana, no vengas acá, que soy el tragaldabas y te voy a tragar. tr5

          Pero tampoco la mediana hizo caso y entró. Al momento el ragaldabas hace ¡aum!, y se la tragó viva. 

          Volvió la de lavar y dice: Abuela, que ya estoy aquí.

          Está bien, hija, ya puedes bajar a la bodega a comer pan y miel, que si no tus hermanas se lo comen todo. Entró la mayor en la bodega y cantó otra vez el tragaldabas: Mayor, por mayor, no vengas acá, que soy el tragaldabas y te voy a tragar.

         tr6 Pero la mayor, tampoco hizo caso y se atrevió a entrar. Y el tragaldabas también hizo ¡aum!, y se la trago viva.

          Como tardaban mucho, dice la abuela: iAy!, ¿por qué tardarán tanto mis nietecitas?. Y bajó a la bodega a ver que pasaba. Al entrar, cantó el tragaldabas: Abuela, por abuela, no vengas acá, que soy el tragaldabas y te voy a tragar.

          La abuela, que ya sabía quién era el tragaldabas, tuvo miedo y no entró. Volvió arriba y se puso a llorar en la puerta de su casa. A esto que pasó por allí un carretero y le dice: ¿Por qué llora usted, abutr7ela? Y la abuela contestó: iAy, señor! ¡Que en la bodega está el tragaldabas y se ha tragado a mis tres nietecitas!.

          Pues no se apure usted, que ya verá cómo yo se las traigo a las tres. Bajó el hombre a la bodega y el tragaldabas cantó otra vez: Carretero, por carretero, no vengas acá, que soy el tragaldabas y te voy a tragar.

          Pero el carretero no hizo caso y entró. Al momento hace el tragaldabas ¡aum!, y se lo tragó vivo.

   tr8        Cuando vio que no volvía, la abuela se puso otra vez a llorar en la puerta, ya esto que pasó una hormiguita: Abuela, ¿qué tiene usted que llora tanto?. iAy, hormiguita, si tú supieras! Tres nietecitas que tengo bajaron a la bodega y se las ha tragado el tragaldabas. Y a un hombre que quiso ayudarme, también.

          A ese tragaldabas no le tengo yo miedo -dijo la hormiguita-. Ahora mismo bajo y se va a enterar. Así que bajó la hormiguita a la bodega y cantó el tragaldabas: Hormiga, por hormiga, no vengas acá, que soy el tragaltr9dabas y te voy a tragar. y le dice la otra: Yo soy la hormiguita de mi hormigal, que te pego un mordisco y te hago bailar. 

          Dio un salto y se le puso en el culo. Y allí le empezó a picar, hasta que el tragaldabas lo abrió tanto, que salieron las tres hermanas y el carretero, todos bailando. Subieron muy contentos donde estaba la abuela y ésta dice: iAy, hormiguita! ¿Con qué te podremos ptr11agar? ¿Con una talega de trigo?

          Y dice la hormiguita: No cabe tanto en mtr12i taleguillo, ni muele tanto mi molinillo. Dice la abuela: ¿Con media talega? Dice la hormiga: No cabe tanto en mi taleguillo, ni muele tanto mi molinillo. Dice la abuela: ¿Con doce granos? Dice la hormiguita: No cabe tanto en mi taleguillo, ni muele tanto mi molinillo. Dice la abuela: ¡Con un grano!. Y dice la hormiguita: Sí cabe tanto en mi taleguillo, sí muele tanto mi molinillo mi taleguillo.

¡Sí muele tanto!. 

Imágenes tomadas del colegio rural agrupado Via de la plata

******************************************************************************************

******************************************************************************************

Anuncios
Categorías: CUENTOS TERAPEUTICOS, PSICOLGIA CLINICA | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: