EL ESTADO PSICOLÓGICO DE CONGRUENCIA (En memoria de Juan David de la Casa)

"And now, as tears subside, I find it all so amusing…"

"To think, I did all that, and may I say, not in a shy way"

"Oh no, oh no not me, I did it my way"

"Y ahora, que cesan las lágrimas , encuentro todo, tan divertido…"

"Pensar, que yo hice todo eso, y permitanme decir, sin timidez"

"Oh no, oh no, yo no, yo lo hice a mi manera"

Todos vivimos en el mismo mundo, pero solemos construir distintos modelos de él. Gracias a este hecho podemos disfrutar de la rica pluralidad de valores humanos, políticos, religiosos, profesionales… Para esto, construimos “mapas mentales” a partir de los cuales situamos nuestras creencias y valores configurando y dando sentido a nuestras vidas. Los valores definen lo que es imincongruenciaportante para nosotros; el conflicto empieza cuando insistimos en que lo que es importante para nosotros debe ser importante para otros. A veces, incluso nuestros propios valores coexisten con dificultad y tenemos que tomar decisiones difíciles. Diferentes partes de nosotros encierran valores distintos, siguen intereses diferentes, tienen intenciones distintas y, por ello, entran en conflicto. Nuestra capacidad para alcanzar un objetivo se ve radicalmente afectada por cómo reconciliamos y manejamos con imaginación las distintas partes de nuestra identidad. 

La congruencia interna da fuerza y poder personal. Somos congruentes cuando todas nuestras conductas verbales y no verbales apoyan nuestro objetivo. Todas las partes están en armonía y tenemos libre acceso a nuestros recursos personales. Los niños pequeños son, casi siempre, congruentes: cuando quieren algo , lo quieren con todo su ser. Estar en armonía no quiere decir que todas las partes están tocando la misma melodía. En una orquesta, los diferentes instrumentos se combinan, y la melodía resultante es más que la melodía que cualquiera de los instrumentos puede producir por sí solo. Del mismo modo, somos congruentes cuando nuestras creencias, valores e intereses actúan conjuntamente para darnos la energía necesaria para alcanzar nuestras metas y vivir conforme a dicho proyecto personal. Cuando tomamos una decisión y somos congruentes con ella, sabemos que podemos proceder a su consecución con toda garantía de éxito.

La “incongruencia” se manifiesta en la no correspondencia entre lo que pensamos, sentimos y lo que manifestamos verbal y corporalmente.

Cuando existe discrepancia entre el estado interno y la conducta ,el mensaje emitido pierde credibilidad ante los demás y para nosotras/os mismas/os.

La incongruencia nos impide alcanzar todo lo que podríamos alcanzar, hacer todo lo que podríamos hacer y ponernos en un estado de “excelencia” o de lo que Daniel Goleman denomina “Estado de flujo”.

La incongurencia son señales mezcladas y disonantes: un instrumento que desafina en una orquesta, una zona de color que desentona en un cuadro… Mensajes internos mezclados darán un mensaje ambigüo a la otra persona y tendrán como resultado acciones torpes y de autosabotaje.

Existe “congruencia” cuando se armonizan el estado interno y la conducta.disonancias_perceptivas_cara_volteada

La congruencia produce una integración de nuestro sistema neurológico que es observado y percibido por nuestros interlocutores , por lo que es un factor importante a tener en cuenta para lograr una comunicación excelente.

En estas tristes fechas, al escribir este artículo, no puedo por menos que recordar con alegría a una persona que dio muestras de ese poder personal, de esa energía interior para vivir conforme a sus valores, criterios e intereses; para actuar de manera tolerante con otros modelos y mapas del mundo a la vez que apostaba de manera fuerte y congruente por el suyo. Para ,como dice la canción de Sinatra, vivir a su manera y aportar desde esa genuina posición muchos valores y enseñanzas que podemos incorporar y aprovechar para nuestro propio proyecto personal.

Para que todos podamos activar esa energía de la que tan excelentemente Juan David hizo gala y nos dejó su ejemplo, os propongo que realicéis el sencillo ejercicio que describo a continuación:

IDENTIFICAR LA SEÑAL DE CONGRUENCIA:

Piensa en un momento en el que realmente querías conseguir algo con todas tus fuerzas: un negocio en particular, aprobar un examen, batir una marca personal…. Mientras lo recuerdas, atiende a cómo te sientes internamente: tu fisiología, tu tono cardiovascular y muscular, tu postura, tu ritmo respiratorio… Estás empezando a reconocer lo que es sentirse congruente. Empieza a familiarizarte con estas sensaciones, de forma que puedas usarlas en el futuro para saber si es totalmente congruente tu actitud frente a nuevos objetivos y retos.

Atiende a tu experiencia interna. ¿Puedes encontrar alguna sensación interna, imagen o sonido que defina o resuma tu estado?

Familiarízate con esa señal de forma que puedas usarla en el futuro para saber si un objetivo o un proyecto es congruente para tí.

IDENTIFICAR LA INCONGRUENCIA.

Piensa en un momento del pasado en el que tuvieras dudas sobre algún plan. Puede ser que pensaras que era una buena idea, pero algo en tu interior te decía que podía haber problemas y te detenía. Puede ser que hayas realizado ese plan y que efectivamente te acarreó problemas.

Asóciate con esa experiencia y mientras estás pensando en las reservas que tenías habrá una cierta sensación en alguna parte de tu cuerpo, o una imagen en particular o un sonido, que te hacía saber que no estabas plenamente convencido.

Ser capaz de detectar la incongruencia puede evitarte el cometer muchos errores y el más importante de ellos no vivir de manera fiel a ti misma/o.

 

******************************************************************************************

***************************************************************

Anuncios
Categorías: PSICOLOGIA DEL DEPORTE | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: