EL MEJOR SANADOR DE LAS FATIGAS ES EL GOZO

El mejor sanador de las fatigas es el gozo.(…)Y es que a los músculos no los relaja tanto el agua tibia como el elogio (…) y más perdurable que las hazañas es la vida de las palabras que ,con la ayuda de las Gracias, hace salir a la lengua de lo hondo del espíritu”. Píndaro. Epinicios.

La comunicación entre familias y equipos técnicos en los clubes deportivos, no deja de ser sino una especificación artificial del proceso general de la comunicación humana. Siempre que dos seres humanos coinciden, existe un acto comunicativo. Como decía Bateson: “Es imposible no comunicar”.Otra cosa es que seamos capaces de entender dicho acto en el momento en que se está produciendo. Para eso, necesitaríamos situarnos en una disposición libre de prejuicios, con “los sentidos limpios” para atender a las respuestas del otro o de los otros, y a la situación y contexto en que dicho proceso se produce.Fatiga

En este sentido, se puede matizar que no es lo mismo recibir una respuesta , que obtener la respuesta que esperamos o deseamos que se nos de. Y esta es una de las perspectivas desde la que podemos entender muchos aparentes “cortocircuitos” en las relaciones humanas.

Todas las recientes investigaciones en los fenómenos comunicativos, tienden a confirmar el dato de que se transmite mucha más información de manera no verbal , que verbal. En concreto, se habla de una relación aproximada de 70% de información mediante conductas no verbales, y de un 30 % mediante la expresión oral. Lo que ocurre también, es que la mayor parte de la información no verbal la procesamos de manera inconsciente, con lo que perdemos la oportunidad de recibir otros muchos elementos de la información por parte del interlocutor. Así se entienden muchas expresiones tendentes a difrenciar entre lo que la persona dice y como lo dice. Y oímos frases como :”Tiene algo, no sé muy bien qué es, que hace que no me fíe de esa persona”, o :“ esa otra persona, inspira una gran confianza”. Estamos hablando sobre la congruencia entre lo que la persona piensa y cómo lo transmite.

Podrá preguntarse el lector, qué relación tiene lo hasta ahora expuesto, con las situaciones habituales de interacción entre los padres y madres de los jóvenes deportistas y sus entrenadores y entrenadoras. La primera respuesta que puede darse a este tipo de cuestión, es que resulta útil situar algunas consideraciones generales comunes a cualquier fenómeno comunicativo, y cómo pueden comenzar a ser atendidas para poder entender las situaciones no sólo desde nuestro punto de vista, sino también desde el de la otra persona e incluso desde una tercera como posible expectadora. La segunda parte de la respuesta constituye la dimensión más específica de este artículo y pretende analizar algunas de las posibles motivaciones que inciden en nosotros a la hora de comunicarnos.gozo

Cuando un padre o una madre inicia una conversación sobre el progreso deportivo de su hijo o hija, o a la inversa por parte de un entrenador, ambos se conducen alternativamente desde tres dimensiones fundamentales: la necesidad de Logro (obtener algo quizá reconocimiento, aceptación de sus instrucciones o sugerencias…); la necesidad de dar y recibir afecto o Afiliación y la de mantener un Posicionamiento que le permita ser reconocido o reconocida ante el resto de los componentes del grupo. 

En realidad, entre estas tres opciones nos desenvolvemos todos en un momento u otro de nuestra relación. Lo interesante es atender a la posición que ocupa la otra persona en ese momento, y a la que nosotros mismos detentamos y desde la que nos orientamos hacia el otro.

Porque suele ser muy frecuente en los sistemas humanos, que una persona se vuelque mucho sobre el logro de determinadas actividades, sin percatarse de que si para lograr un objetivo, otros componentes del sistema se sienten desplazados o “pisados” en su posición, se disgregarán las fuerzas que podrían estar aunándose ante un determinado propósito, en el mejor de los casos, sino es que se encuentra con una abierta o encubierta oposición que actuará como resistencia ante sus acciones. Por otro lado, podemos atender a mantener nuestra posición, sin darnos cuenta de la necesidad de afecto o de reconocimiento que puede estar demandándonos la otra persona.

De manera que es un doble proceso dialéctico el que se produce en la interacción: dentro de nosotros mismos que , a su vez, genera otro proceso en la otra persona y a la inversa.

Sería deseable que en la interacción, los padres y madres atendieran a la necesidad de posicionamiento de los técnicos en el grupo de nadadores y dentro del propio club; y que atendieran a las propias necesidades de afecto de sus hijos e hijas así como a la posición que ocupan entre su grupo de iguales. Del mismo modo sería deseable que los técnicos atiendan a la necesidad de posicionamiento o las demandas de logro de los progenitores y de los propios deportistas, así como que se sitúen en el rol afectivo de los padres y madres”.clip_image004[4]

Así pues, no existen recetas unívocas que puedan garantizar una adecuada y exitosa relación en cualquier situación. Sin embargo, sí que se puede contemplar la posibilidad de reorganizar nuestra conducta en interacción con los otros, contemplando esta triple capacidad atencional, desde una triple óptica: la de uno mismo, la del otro y la del contexto en que se desarrolla cada situación. Elementos siempre cambiantes ya que, en última instancia, nada permanece sino el cambio.

Aún podríamos incluir un cuarto componente que aglutinara a los otros tres en su triple dimensión, me refiero al SISTEMA abierto de continuas interrelaciones que constituyen los componentes de un club deportivo o de una escuela deportiva, insertos dentro de otros entornos más amplios como son los otros componentes sociales con los que se comparten espacios y en muchas otras ocasiones otros medios y recursos.

Para finalizar, basta con que uno de los componentes de la comunicación sea consciente de este proceso y juegue a ejercitarse un poco en cómo desarrollarlo, para que afecte positivamente a otros posibles interlocutores. Os animo a que probéis. Un cordial saludo

******************************************************************************************

***************************************************************

Anuncios
Categorías: PSICOLOGIA DEL DEPORTE | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: