LA ESTRATEGIA EN LA DIRECCIÓN PERSONAL Y PROFESIONAL

La llegada del nuevo milenio está suponiendo un cambio de mentalidad. Se está pasando a un ambiente cambiante, discontinuo y sorprendente, en el que el posicionamiento estratégico personal y de las organizaciones, y la flexibilidad de pensamiento, de aprendizaje y de manejo de la información marcará la pauta.

Podemos definir el concepto de Estrategia como la idea principal que orienta las acciones, distribuye los medios y reparte objetivos a los órganos y personas que dependen de nosotros -o a facetas personales subordinadas a otras de rango más prioritario- para la consecución de los objetivos establecidos.

Para esto, resulta conveniente tener especificado un Desenlace o Misión Personal y/o de la Organización. El siguiente paso puede consistir en trazarse unas finalidades concretas u objetivas, que sean fechados y hasta cifradas (en la medida de lo posible).

Planificar significa delinear un futuro deseado e identificar la formESTRATEGIA a de lograrlo, para esto debemos comenzar por especificar ese futuro al que aspiramos.

Podríamos decir que el aspecto más importante de la Planificación Estratégica es que nos permite crear el futuro a partir del presente. A la vez que nos permite:

  • Asumir los riesgos elegidos;
  • Seleccionar acciones con las que se puede hacer frente a los cambios y
  • Reestructurar nuestras acciones para el futuro, diseñando nuevos escenarios y desenlaces.

Por lo tanto, la planificación estratégica es una actitud, una forma de vida. Necesita dedicación y tiempo para actuar sobre la base de la contemplación del futuro. Ligando tres tipos principales de planes: Planes estratégicos, objetivos a medio y corto plazo y planes presupuestos operativos.

En un mundo cuya nota dominante es el cambio constante y acelerado. En el que las interacciones entre múltiples factores y aspectos de la comunicación cada vez incrementan más los niveles de incertidumbre sobre nuestros actos y sus consecuencias; sea cual sea el futuro que se elija, no hay más remedio que imaginárselo, ya sea de forma intuitiva o valiéndose de otro tipo de técnicas. La clave serán los supuestos, suposiciones o presupuestos operativos que rigen nuestros procesos de dirección interna y/o externa.

Por último, la dirección estratégica de desenlaces y direcciones necesita de un Control estratégico de la misma, para esto es conveniente tener presente los siguientes aspectos:

  • Evaluación de la eficacia de nuestro plan estratégico.
  • Identificar los resultados alcanzados y ponerlos en relación con otros objetivos y necesidades.
  • Calibrar las desviaciones que se han ido produciendo.
  • Establecer fuentes de información de calidad internas y externas.
  • Establecer tiempo y objetivos para el propio proceso de control.

******************************************************************************************

***************************************************************

Anuncios
Categorías: PSICOLOGIA DEL TRABAJO | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: